sábado, 17 de septiembre de 2016

Escenarios duplicados.


    Dos lugares fueron los elegidos este sábado por los pintores para llevar a cabo sus trabajos, Miravalles y Espina.

   Por la mañana se pintó en Miravalles, extraño y solitario lugar en las cercanías de Villaviciosa, que ya se menciona a partir de 1313. Tiene un palacio del siglo XVII-XVIII  y una iglesia que en los días de invierno da al lugar un aspecto de lo más nostálgico.

  Por la tarde, infatigables, se desplazaron a la no muy cercana aldea de Espina, donde jornadas atrás esperaron sin éxito la aparición de las naves del Emperador.

  Pintaron en esta ocasión: Eusebio Llorca, Enrique Mijares y Eduardo Monteiro.

     
Iglesia de Miravalles.

Enrique Mijares.

Eusebio Llorca.

Eduardo Monteiro.

Eduardo Monteiro en pleno trabajo.

Entrada a Espina.

Eusebio Llorca.

Eduardo Monteiro.

Enrique Mijares.

sábado, 10 de septiembre de 2016

Con nombre de diosa.


  Los pintores regresan a la parroquia de Deva, que tiene nombre de divinidad prerromana, y donde aparentemente el río surge de un güeyu por debajo de la capilla de Peñafrancia. Galardonado en 1993 con la denominación de "Pueblu mas guapu del conceyu de Xixon" tiene, en el llamado Monte Deva, un minúsculo observatorio astronómico que hace las delicias de los aficionados a la astronomía.

  Enrique Mijares, Eduardo Monteiro y Eusebio Llorca pintaron en este idílico rincón dejándonos su reflejo en estas acuarelas.

       
Eduardo Monteiro.

Eduardo Monteiro.

Enrique Mijares.

Enrique Mijares.

Eusebio Llorca.

Eusebio Llorca.

Eusebio Llorca.

Eusebio Llorca y Eduardo Monteiro.
       

sábado, 3 de septiembre de 2016

Entre palmeras.


   La cita, a la que asistieron Tere Mieres, Enrique Mijares, Eusebio Llorca, Luis López, Eduardo Monteiro, J.M. Puente y Ángel Suárez, fué en la Finca del Infanzón, donde por obligaciones del guión se pintó hasta el medio día sin poder tomar el café mañanero, que tanto estimula la creatividad.

  De todas formas la zona ofrece posibilidades varias y la jornada continuó en las orillas del río Peñafrancia, donde entre robles, fresnos y castaños se pintó el romántico puente que escondido en los  juncos une una antigua y señorial finca con la actual senda del río Peñafrancia, creada para solaz y disfrute de los enamorados del ejercicio físico.

   Pese a todo, la jornada, fructífera y estimulante, dio como resultado estas acuarelas.

    Veán y gocen.


   
Semillero de pintores.

Tere Mieres.

Eusebio Llorca.

Eusebio Llorca.

Eduardo Monteiro.

Enrique Mijares.

J.M. Puente.

Ángel Suárez.

J.M. Puente.


Por la tarde, Luis López.

Por la tarde, Luis López.

Por la tarde, Eusebio Llorca.

Por la tarde, J.M. Puente.

Por la tarde, Eduardo Monteiro.

Por la tarde, Eduardo Monteiro.

Por la tarde, Enrique Mijares.
             

sábado, 27 de agosto de 2016

Pintando en Espina. (En busca de las naos)


   Espina es un pequeño pueblo situado en la Reserva Natural Parcial de la Ría de Villaviciosa, que poco a poco ha cambiado su fisonomía agrícola-ganadera por el turismo rural y de residencia

    Los pintores, se situaron en sus inmediaciones, sobre un alto con vistas a La Ría, con la esperanza de ver aparecer tras el monte de la Mesnada las naos que cuenta Lauren Vital, cronista de la singladura, arribaron con Carlos V, y que desde entonces se recuerda cada año con una representación del desembarco de tan regia persona.

  No pudo ser. Las naos no se vieron, los pintores llegaron con un retraso de 499 años.

     No obstante no perdieron el día, se pintó, se recordó la fecha y luego se fueron a comer para celebrar todos sus proyectos. (los de los pintores, no los de Carlos V).

             
La Ria de Villaviciosa.

Luis López y J.M. Puente.

Luis López. - Dibujo.

Luis López - Dibujo.

J.M. Puente. - Óleo.

J.M. Puente. - Acuarela.

Eduardo Monteiro.

Eduardo Monteiro.- Acuarela. 
Eduardo Monteiro.- Acuarela.

Enrique Mijares.  
Enrique Mijares. - Acuarela.

Ángel Suárez,- Acuarela.

           

 

sábado, 20 de agosto de 2016

El último prerrománico.



 San Salvador de Priesca, fundada en el año 921, está situada sobre un alto desde el que se tiene la Ría de Villaviciosa como fondo del fértil valle que arropa a la propia Villa y a todo el conjunto de iglesias, que como herederas del arte de construir de los siglos anteriores, van a conformar el románico de Villaviciosa, tan ligado a la Ruta Jacobea del Norte.

 Estos pintores, que conocen todos los caminos y algunos mas, se reunieron en Priesca para confundirse entre los peregrinos que camino de Compostela descansan bajo el majestuoso tilo que protege esta joya de los vientos del cuadrante norte.

   Tere Mieres, Andrés Suárez, Eduardo Monteiro (que se unió a la jornada), Luis López, Eusebio Llorca, Enrique Mijares y Angel Suárez disfrutaron de este rincón sin igual.

 
   
Eduardo Monteiro.

Eduardo Monteiro.

Luis López.

Eusebio Llorca.

Enrique Mijares.
Tere Mieres.
Angel Suárez.

Por la tarede: Eduardo Monteiro.

Por la tarde: Enrique Mijares.

Tere Mieres, Enrique Mijares, Eduardo Monteiro, Eusebio Llorca  y André Suárez, bajo el tilo.