sábado, 29 de noviembre de 2008

Lastres

Después de tres días de montaña, los acuarelistas se fueron a Lastres para ver el mar y se encontraron con un paisaje nevado de El Sueve.
El primer cuadro de la mañana, lo pintaron desde el Bar de La Rula, tomándose un buen caldo de marisco y un vino blanco para entrar en materia.
José Luis hizo un dibujo del muelle con las lanchas y los espigones azotados por el temporal, mientras, tranquilamente daba buena cuenta de su caldo detrás de la cristalera.
Eusebio Llorca, pintó el espigón del antiguo muelle con El Sueve nevado al fondo.
Valentín, también pinto parte del antiguo muelle con El Sueve al fondo.
José Manuel termino el cuadro que empezó en el muelle, metido dentro del coche en la esplanada de la Iglesia, mientras Eusebio y Valentín pintaban la Iglesia también desde el coche. Solo salieron a pintar desde afuera los valientes.
José Luis y Humberto, como dos "críos" hicieron unos dibujos desde el pórtico de la Iglesia, resguardados del frío viento, la lluvia y el granizo que caían en ese momento. El esfuerzo, mereció la pena.
La comida, una de las razones de estas salidas de los sábados, fue en Caravia en Casa Carlos. Tomaron unos Moros y Cristianos que resucitaron a los mas frioleros del Grupo. Tras la comida, como el día no estaba para otra cosa, "pa casina a entrar en calor".