sábado, 24 de mayo de 2014

La ría de Villaviciosa.

La Ría de Villaviciosa, posiblemente uno de los parajes más bonitos de Asturias, alcanza en marea alta hasta 1 km. de anchura en algunos lugares. Rica en moluscos y crustáceos es también refugio de una avifauna abundante que utiliza el estuario como zona de invernada. Los acuarelistas pintaron aquí por la mañana y por la tarde se desplazaron a la zona de Amandi para recoger la imagen de la iglésia de San Juan de Amandi, románica y del siglo XIII.
Jesús Antonio, en la ría.

Eusebio Llorca, por la mañana.

Eusebio Llorca por la tarde en Amandi.

Beni Rodriguez, por la mañana.

Beni Rodríguez por la tarde en Amandi.

Por la tarde se unió al grupo Jesús Blanco.

Angel Suárez en la ría.

La ría de Villaviciosa, como un cuélebre azul.

sábado, 17 de mayo de 2014

Las playas se regeneran.

Mientras las playas se recuperan de los pasados temporales y la temporada de turismo no ha comenzado, los acuarelistas disfrutan pintando a lo largo del litoral asturiano. Hoy, la playa de La Espasa por la mañana y la ría de Villaviciosa por la tarde fueron los escenarios elegidos.
El río Duesos desembocando en La Espasa

Llorca pinta el puente sobre el río Duesos.

Llorca, por la tarde, en la ría de Villaviciosa.

Jesús Antonio, la punta de La Isla  al fondo.

Luis López, con una panorámica de la playa de La Espasa.

Luis López, por la tarde, San Martín del Mar al fondo.

Angel Suárez, El río Duesos.

Llorca, Luis y Jesús Antonio, disfrutando del sol.

sábado, 10 de mayo de 2014

Historia pintada

La semana pasada comentamos aquí la instalacion a lo largo del siglo XVIII de los talleres de carpintería de ribera por la costa asturiana. Los pintores, que no son insensibles a la historia de las gentes del mar, volvieron a El Dique de Aramar para completar su visión de este rincon irrepetible. Por la tarde, después de una lección de otra historia, esta medival, a cargo de Luis López que sabe un rato largo trasladaron sus caballetes a la ensenada de Bañugues.
El viejo astillero de El Dique

Luis López

Luis López, vista de Bañugues

Eusebio Llorca pintó El Dique

Eusebio Llorca en Bañugues

Beni Rodriguez

Beni Rodriguez en Bañugues

Angel Suárez

A espaldes de El Dique se encuentra Luanco.

domingo, 4 de mayo de 2014

Carpinteros de ribera.

Parece ser que es a partir del siglo XVIII cuando la caza de la ballena llega a su fin en Asturias, obligando a las gentes de la mar a especializarse en la captura de otras especies que les llevarían a adentrarse en el oceáno. Como consecuencia se establecen a lo largo de la costa asturiana los talleres artesanales que construían los distintos tipos de embarcación necesarios para esta nueva pesca de altura. En Luanco todavía se pude ver en el Dique las huellas de uno de los últimos talleres de carpinteros de ribera y se cuenta que la última embarcación fabricada con madera salió de este astillero en 1988.
          Los pintores con la  memoria puesta en las historias del mar y los ojos en el paisaje, pintaron en la
          playa de Aramar a la vista de la Capilla del Carmen y protegidos del nodeste por la Punta de los
          Moros.
Interpretación fauvista de Jesús Antonio.

Ya más clásico, Jesús Antonio pinta la capilla del Carmen.

Simbiosis perfecta: hombre-arquitectura-naturaleza.

Luis López se recrea en este antiguo refugio de embarcaciones.

La capilla del Carmen, de evocador recuerdo, por Luis López.

La mano agil es mas rápida que la vista.

La playa de Aramar vista por Eusebio Llorca.

La bajamar cambia el paisaje.

J.M. Puente hace apuntes para sus obras al óleo.

Angel Suárez y su tormentosa visión del paisaje.

La ensenada de Aramar a mar alta.