sábado, 20 de diciembre de 2014

Pintando en Luanco

La intención era pintar en el Dique de Aramar pero la lluvia, que esta temporada es la que decide, obligó a montar los caballetes en los soportales frente al puerto. A la villa de Luanco de reconocida fama por sus encajes le imprime carácter la torre del Reloj edificada en el siglo XVIII y un moderno Museo Marítimo donde se resume toda la tradición marinera luanquina.

La Villa marinera de Luanco.

El puerto de Luanco visto por Eusebio Llorca.

Jesús Antonio con una delicada acuarela.

Apunte de J. M. Puente.

Acuarela de Ángel Suárez.

sábado, 13 de diciembre de 2014

Candás

La jornada comienza con una visita al Camarín del Santo Cristo de Candás, para ver la pintura mural que representa el momento en que el Cristo es rescatado de las aguas por marineros candasinos, cazadores de ballenas en las costas irlandesas, allá en los principios del siglo XVI. Luego buscando resguardarse de la lluvia en las instalaciones náuticas del puerto de Candás pintaron hasta que el frío les aconsejó ir a dar satisfacción al cuerpo, (el espíritu estaba sosegado por el ruido de las olas), y en estas estaban, cuando repararon en que en la larga sobremesa, entre dimes y diretes se habían terminado medio azumbre de blanco de Segovia brindando por sus amigos.

Candás presume de su nombre desde el año 912.

Acuarela de Jesús Antonio de la playa de la Palmera.

Angel Suárez.

sábado, 6 de diciembre de 2014

La Espasa

La lluvia sigue sin dar tregua y los pintores han vuelto a la terraza cubierta de La Espasa, donde se puede pintar a resguardo ante el paisaje espléndido de la mar. Luis López y Eusebio Llorca trabajaron en este cómodo lugar hasta bien entrada la tarde.

Desde el rincón preferido de los pintores.

Eusebio Llorca y la mar.
La sierra del Sueve respalda la playa.- Eusebio Llorca.

Ante el Sueve.-Luis López.

Luis López con su interpretacion del horizonte.
Una muy suelta acuarela de Luis López.

Los acantilados de la zona oeste.- Luis López.