sábado, 19 de diciembre de 2015

La Rasa de San Telmo.

  Entre las localidades de Colunga y Lastres, en una depresión de la Rasa de San Telmo, se abre la playa de La Griega que ha tomado notoriedad, además de por su belleza, por el descubrimiento de numerosas huellas de dinosaurio que dieron lugar a la creación de un museo del Jurásico que se alza en una colina dominando la costa cantábrica. Esta playa donde desemboca el río Colunga fue la elegida por los pintores para su reunión semanal que fue nutrida y provechosa.

  Pintaron: Eusebio Llorca, Luis López, Jesús Antonio, J.M. Puente, Enrique Mijares y Angel Suárez.



Amanece en La Griega

Eusebio Llorca en pleno trabajo.

Atentos a la clase magistral.

J.M. Puente pinta a resguardo del muro.

Acrílico de J.M. Puente.

J.M. Puente a la acuarela.

Enrique Mijares, Eusebio Llorca y Luis López en pleno trabajo.

Acuarela de Enrique Mijares.

La sierra del Sueve. Eusebio Llorca.

Acuarela de Eusebio llorca.

Acuarela de Eusebio Llorca.

Acuarela de Luis López.

Luis López, fragmento.

Jesús Antonio en su balcón sobre el cantábrico.

Acuarela de Jesús Antonio.

Angel Suárez.

La sierra del Sueve.

sábado, 12 de diciembre de 2015

Pintando en Loroñe

Las nieblas y el frío que acompañaron a los pintores dieron paso a un día espléndido que se aprovechó pintando en Loroñe, aldea situada entre la cara norte de la sierra del Sueve y la iglesia  prerrománica de Santiago de Gobiendes que desde un alto vela por los caminantes que se adentran en este paraje de gran belleza y que tiene, desde el año 1913, una cruz en lo alto de esta atalaya sobre la costa cantábrica que es el Pienzu, con 1161 (¿...?) metros de altitud y a una distancia del mar, en linea de aire, de dos leguas. Junto a la iglesia de Santiago de Gobiendes un Centro de Interpretación da noticia de todos los elementos que conforman este espacio.

Pintaron: Luis López, Eusebio Llorca y Angel Suárez.


Amanece sobre Loroñe.

El frío se combate con reconstituyentes.

Luis López y Eusebio Llorca soportan la baja temperatura.

Acuarela de Luis López.

Luis López pinta las nieblas mañaneras.

Acuarela de Eusebio Llorca.

Angel Suárez.

Iglesia prerrománica de Santiago de gobiendes.


sábado, 5 de diciembre de 2015

La isla de los berberechos.


  Mañana soleada la que los pintores disfrutaron en la zona norte de la playa de Misiego desde la cual se divisa la isla de los Berberechos y tras ella la ensenada de Misiego que da paso, aguas arriba de la Ría, al puerto de El Puntal y desde aquí penetra como una arteria de vida en las inmediaciones de Villaviciosa donde se forma el estuario de mayor riqueza biológica de Asturias y que hoy es Reserva Natural Parcial.

Pintaron en esta ocasión: Jesús Antonio, J.M. Puente, Enrique Mijares y Angel Suárez.


El día se despereza en Misiego.

Dos pintores en el campo de justa.

Acuarela de Jesús Antonio: la isla de los berberechos.

Acuarela de Enrique Mijares.

La prometida acuarela de J.M. Puente.

Acrílico de J.M. Puente.

Angel Suárez.

Enrique Mijares, Jesús Antonio, J.M. Puente y Angel Suárez.




sábado, 28 de noviembre de 2015

El Bustiu

El Bustiu es una pequeña aldea en los alrededores de Breceña que, como ocurre en toda esta zona, tiene un buen número de hórreos y algunos cuentan su edad por siglos, como es un ejemplar fechado en el año de 1646. Los pintores se dedicaron a lo que les es propio, pintar, y así dejaron su personal visión sobre las acuarelas de esta jornada en este casi museo al aire libre.

Pintaron en esta ocasión: Jesús Antonio, Eusebio Llorca, J.M. Puente, Enrique Mijares y Angel Suárez, que como es habitual cuando se pinta en esta zona, rindieron jornada en Breceña.

Hórreo fechado en 1646.

J.M. Puente esbozando su cuadro.

Acrílico de J.M. Puente.

Eusebio Llorca pintando en la solana.

Vista de Bustiu. Acuarela de Eusebio Llorca.

Un rincón de El Bustiu. Acuarela de Eusebio Llorca.

Jesús Antonio pintando en el centro de El Bustiu.

Acuarela de Jesús Antonio.

Enrique Mijares prevenido para la lluvia.

Acuarela de Enrique mijares.

Rincón de El Bustiu. Acuarela de Enrique mijares.

Acuarela de Angel Suárez.

Violeta y verde.





sábado, 21 de noviembre de 2015

Llega el mal tiempo.

San Julián de Viñón en el concejo de Cabranes es una de las iglesias románicas del llamado grupo de Villaviciosa que están relacionadas con el Camino de Santiago y cuya datación es incierta, pues parece ser que algunos documentos que la mencionan en una determinada fecha no son del todo fiables.

Los pintores que por aquello del mal tiempo buscaron cobijo en su cabildo, pintaron entre fríos y chubascos hasta que los dedos de las manos les pidieron un poco de calor que se consiguió  a base de caldos y vinos espirituosos en la cercana localidad de Cabranes.

Pintaron: Eusebio Llorca, Enrique Mijares y Angel Suárez.

La vieja casería se rinde al tiempo.

Cambio de impresiones en el cabildo.

Eusebio Llorca pinta con las manos ateridas de frío.

Acuarela de Eusebio Llorca.

Paisaje desde la igesia. - Eusebio Llorca.

Enrique Mijares, como un lobo de mar, resiste a la intemperie.

Acuarela de Enrique Mijares.

Acuarela de Angel Suárez.

Al pié de la iglesia el río Viacaba.