sábado, 28 de febrero de 2015

Pintando en Anayo.

...Altas cumbres abruptas, coronadas por el cendal de inmaculada nieve, prados cercados de floridas sebes... Estas palabras de Rosario Acuña describen el paisaje que desde Anayo contemplaron los pintores esta jornada que discurrió en el cabildo de la iglesia, magnífico mirador. Luego con una visita a Breceña para saludar a María Esther y a Laura y disfrutar de su cocina los pintores se fueron la mar de contentos.

El cielo fue un continuo espectáculo.

Acuarela de Jesús Antonio.

J.M. Puente se unió al grupo.

Ángel Suárez.

sábado, 21 de febrero de 2015

El día era una acuarela.

Cuando los pintores llegaron a Candás el día les recibió con fuertes aguaceros, viento y niebla. El escenario semejaba una acuarela gigantesca solo había que trasladarla al papel. Ni cortos ni perezosos los pintores se pusieron en faena protegidos del viento de poniente y con la voz de Nana Mouskouri como fondo disfrutaron del siempre espectacular Cantábrico hasta que llegó la hora del aperitivo, que tan bien ha descrito Eusebio Llorca en Facebook.

Bajamar en la playa de la Palmera.

Jesús Antonio pinta los celajes y su influencia en la mar.

Luis López inspirado

Eusebio Llorca con su primera acuarela.

Estudio de rocas de Eusebio Llorca.

Angel Suárez.

El estudio improvisado.

sábado, 14 de febrero de 2015

Torazo

Pese a todos los pronósticos la mañana nublada permitió a los pintores subir Torazo donde los restos de las pasadas nieves se dejaban ver por la carretera y en los cercanos montes de La Marea.

La lluvia, que hizo su aparición sin tardanza, aconsejó abreviar la jornada de pintura y Eusebio Llorca y Angel Suárez, que se lo tomaron con calma, remataron el día al calor del fuego.

Torazo es una buena atalaya sobre los montes de La Marea

La lluvia deslució la jornada.

Acuarela de Eusebio Llorca.