sábado, 28 de noviembre de 2015

El Bustiu

El Bustiu es una pequeña aldea en los alrededores de Breceña que, como ocurre en toda esta zona, tiene un buen número de hórreos y algunos cuentan su edad por siglos, como es un ejemplar fechado en el año de 1646. Los pintores se dedicaron a lo que les es propio, pintar, y así dejaron su personal visión sobre las acuarelas de esta jornada en este casi museo al aire libre.

Pintaron en esta ocasión: Jesús Antonio, Eusebio Llorca, J.M. Puente, Enrique Mijares y Angel Suárez, que como es habitual cuando se pinta en esta zona, rindieron jornada en Breceña.

Hórreo fechado en 1646.

J.M. Puente esbozando su cuadro.

Acrílico de J.M. Puente.

Eusebio Llorca pintando en la solana.

Vista de Bustiu. Acuarela de Eusebio Llorca.

Un rincón de El Bustiu. Acuarela de Eusebio Llorca.

Jesús Antonio pintando en el centro de El Bustiu.

Acuarela de Jesús Antonio.

Enrique Mijares prevenido para la lluvia.

Acuarela de Enrique mijares.

Rincón de El Bustiu. Acuarela de Enrique mijares.

Acuarela de Angel Suárez.

Violeta y verde.





sábado, 21 de noviembre de 2015

Llega el mal tiempo.

San Julián de Viñón en el concejo de Cabranes es una de las iglesias románicas del llamado grupo de Villaviciosa que están relacionadas con el Camino de Santiago y cuya datación es incierta, pues parece ser que algunos documentos que la mencionan en una determinada fecha no son del todo fiables.

Los pintores que por aquello del mal tiempo buscaron cobijo en su cabildo, pintaron entre fríos y chubascos hasta que los dedos de las manos les pidieron un poco de calor que se consiguió  a base de caldos y vinos espirituosos en la cercana localidad de Cabranes.

Pintaron: Eusebio Llorca, Enrique Mijares y Angel Suárez.

La vieja casería se rinde al tiempo.

Cambio de impresiones en el cabildo.

Eusebio Llorca pinta con las manos ateridas de frío.

Acuarela de Eusebio Llorca.

Paisaje desde la igesia. - Eusebio Llorca.

Enrique Mijares, como un lobo de mar, resiste a la intemperie.

Acuarela de Enrique Mijares.

Acuarela de Angel Suárez.

Al pié de la iglesia el río Viacaba.


sábado, 14 de noviembre de 2015

Desde Miravalles a Misiego.

Con un día radiante los pintores se dieron cita en Villaviciosa para desplazarse a pintar a la cercana zona de Miravalles, donde fueron recibidos por la estampa campestre de los corzos cruzando los prados en busca del sotobosque que les sirve de refugio durante el día.

La naturaleza, pródiga en esta jornada, les ofreció también, acerolas en sazón, boneteros cuajados de frutos y un paisaje que decía: pintadme, pintadme... y ni cortos ni perezosos dispusieron sus caballetes para comenzar esta jornada que sin ni siquiera sospecharlo terminó en otro punto muy  distinto: la playa de Misiego.

Pintaron:  Eusebio Llorca, Luis López, J.M. Puente, Enrique Mijares y Angel Suárez.

Acerola en sazón.

Eusebio Llorca medita sus pinceladas.

Comienza la creación.

Acuarela terminada: El bonetero.-.Eusebio Llorca.

Luis López infatigable día y noche.

Primera visión de Miravalles.- Luis López.

Segunda acuarela de Luis López. -  Miravalles.

Por si fuera poco, un dibujo como propina. - Luis López.

El maestro J.M. Puente disfrutando de su trabajo.

Óleo de J.M. Puente, sensible y evocador.

Enrique Mijares inmerso en su acuarela.

Visión de Enrique Mijares del conjunto de Miravalles.

Acuarela de Angel Suárez.

Miravalles y el bonetero.

Tomar el café a la vera de la Ría, en Misiego, un cierre feliz.

sábado, 7 de noviembre de 2015

Pintando en Fresnosa.


Los pintores aprovecharon el buen tiempo y se desplazaron a Anayo, para desde allí bajar a Fresnosa, la que en otras épocas fue centro de reunión para "tomar las aguas"  de las personas aquejadas de problemas piel, de estómago e incluso de amores, que también había. Encontraron un viejo edificio que por aquello del calor se les antojó un buen sitio para montar los caballetes y entre fresnos y castaños, e incluso a la vera de una fuente dejaron transcurrir la jornada plácidamente.

De vuelta a Anayo la sobremesa transcurrió con la sierra del Sueve como telón de fondo.

Pintaron:  Eusebio Llorca, Enrique Mijares y Angel Suárez.

La mañana comienza.

Eusebio Llorca con su pintura.

Primera acuarela de Eusebio Llorca.

Segunda acuarela de Eusebio Llorca.

El cañu ponía el fondo musical pastoril.

Enrique Mijares en pleno trabajo.

Acuarela de Enrique Mijares.

Estampa otoñal.

Angel Suárez.

Rojo sobre verde.