sábado, 10 de enero de 2015

Pirita 2008

Los pintores retoman su actividad pasadas estas fiestas, y que mejor lugar que Lastres, con su sobrecogedora situación geofráfica sobre el acantilado. Durante los siglos XVII y XVIII poseía, ademas de una flota pesquera importante, industria de escabeches que exportaban a Castilla y León.

En lo alto del pueblo se encuentra la iglesia parroquial de Santa María de Sábada y frente a ella un crucero de piedra del s. XVII. La torre del reloj, que encontraremos en dirección al puerto, acaso también en aquellos tiempos atalaya, junto con la capilla del Buen Suceso pertenecieron al gremio de mareantes.

Los pintores disfrutaron desde la playa el inicio de este nuevo peregrinaje del color que a lo largo de este año 2015 irán reflejando en esta página.

La belleza del lugar es incuestionable.

Así ve Jesús Antonio Lastres.

Angel Suárez.

El pueblo de Lastres, coqueto, se mira en la mar.