sábado, 14 de febrero de 2015

Torazo

Pese a todos los pronósticos la mañana nublada permitió a los pintores subir Torazo donde los restos de las pasadas nieves se dejaban ver por la carretera y en los cercanos montes de La Marea.

La lluvia, que hizo su aparición sin tardanza, aconsejó abreviar la jornada de pintura y Eusebio Llorca y Angel Suárez, que se lo tomaron con calma, remataron el día al calor del fuego.

Torazo es una buena atalaya sobre los montes de La Marea

La lluvia deslució la jornada.

Acuarela de Eusebio Llorca.