sábado, 21 de febrero de 2015

El día era una acuarela.

Cuando los pintores llegaron a Candás el día les recibió con fuertes aguaceros, viento y niebla. El escenario semejaba una acuarela gigantesca solo había que trasladarla al papel. Ni cortos ni perezosos los pintores se pusieron en faena protegidos del viento de poniente y con la voz de Nana Mouskouri como fondo disfrutaron del siempre espectacular Cantábrico hasta que llegó la hora del aperitivo, que tan bien ha descrito Eusebio Llorca en Facebook.

Bajamar en la playa de la Palmera.

Jesús Antonio pinta los celajes y su influencia en la mar.

Luis López inspirado

Eusebio Llorca con su primera acuarela.

Estudio de rocas de Eusebio Llorca.

Angel Suárez.

El estudio improvisado.