sábado, 23 de mayo de 2015

En el cabo Vidio.

Entre los cabos Vidio y Busto, distantes 10 millas entre sí, la costa se presenta muy accidentada por sus muchas puntas, playas y acantilados de hasta 90 metros de altura que en algunos casos por empinados senderos dan acceso a playas de belleza dura y salvaje.
Los pintores se dirigieron al cabo Vidio para pintar el faro que se destaca sobre la llanada donde se asienta, tierra a dentro, Oviñana, famosa por sus mariscos y una meta turística de primer orden.

Jesús Antonio y Angel Suarez prendados del paisaje se prometieron seguir esta parte de la costa con sus compañeros a la primera ocasión. Por la tarde una visita a la playa del Silencio completó la jornada.


El faro Vidio -  Angel Suárez. 
Jesús Antonio y su visión del faro Vidio.
El paisaje es magnífico.

La playa del Silencio 

Los pintores en la playa del Silencio.

Pintorescos visitantes a la playa del silencio.