sábado, 6 de junio de 2015

Los pintores se desplazaron hasta San Juan de La Arena donde un mosaico con un verso dedicado a esta villa recuerda al poeta Rubén Darío, que dicen se enamoró de este lugar donde el gran río Nalón viene a entregarse al Cantábrico en la barra del puerto que se expande a oriente formando la playa de Los Quebrantos, dura y ventosa, mientras a poniente la ermita del Espíritu santo vigila la isla de La Deva.  Pintaron Jesús Antonio y Luis López.


A la bajamar emergen las fangosas tierras de juncos.

Juegos de luces. - Acuarela de Jesús Antonio.

Las nubes conforman el paisaje.- Acuarela de Luis López.

El mar Cantábrico - Acuarela de Luis López.

Los viejos cargaderos de carbón de San Esteban de Pravia.