sábado, 9 de abril de 2016

Pintando en Espinaredo

Dibujo al carbón de J.M. Puente.


    Espinaredo que está presidido por la iglesia de Nuestra Señora de las Nieves y su texu centenario, posee una de las mejores muestras de hórreos de Asturias, afortunadamente restaurados con todo el respeto, se sitúa a los pies de la sierra de la Bedular y junto con Riofabar, parecen detenidos en el tiempo a pesar de presión turística que cada verano soportan como paso obligado hacia el área recreativa de La Pesanca a orillas del río del Infierno, que discurre entre las sierras de Aves y de Giblaniella  hasta rendirse en el río Piloña, no sin antes surtir con sus aguas la piscifactoría de Infiesto.

   Como es habitual en esta primavera, los pintores se refugiaron de la lluvia bajo varios siglos de historia para afanarse en sus acuarelas.

   Pintaron: J.M. Puente, Rosa Rubio, Tere Mieres, Enrique Mijares, Eusebio Llorca y Angel Suárez acompañados por el fotógrafo naturalista Andrés Suárez.


Rincón de Espinaredo. Andrés Suárez

Acuarela de Eusebio Llorca.

Acuarela de Enrique Mijares.

La caja de pintura de J.M. Puente.

Acuarela de Rosa Rubio.

Acuarela de Tere Mieres.

Acuarela de Angel Suárez.

Eusebio Llorca, J.M. Puente, Rosa Rubio, Andrés Suárez, Enrique Mijares y Tere Mieres,