sábado, 17 de septiembre de 2016

Escenarios duplicados.


    Dos lugares fueron los elegidos este sábado por los pintores para llevar a cabo sus trabajos, Miravalles y Espina.

   Por la mañana se pintó en Miravalles, extraño y solitario lugar en las cercanías de Villaviciosa, que ya se menciona a partir de 1313. Tiene un palacio del siglo XVII-XVIII  y una iglesia que en los días de invierno da al lugar un aspecto de lo más nostálgico.

  Por la tarde, infatigables, se desplazaron a la no muy cercana aldea de Espina, donde jornadas atrás esperaron sin éxito la aparición de las naves del Emperador.

  Pintaron en esta ocasión: Eusebio Llorca, Enrique Mijares y Eduardo Monteiro.

     
Iglesia de Miravalles.

Enrique Mijares.

Eusebio Llorca.

Eduardo Monteiro.

Eduardo Monteiro en pleno trabajo.

Entrada a Espina.

Eusebio Llorca.

Eduardo Monteiro.

Enrique Mijares.