sábado, 26 de noviembre de 2016

Fabares, sol y huerta.

2 kilos con 930 gramos de tomates de la huerta de Olga.


  Bajo el cordal de Peón, mirando al mediodía,  Fabares es el último núcleo de oblación con acceso rodado viniendo desde La Villa, pues en la construcción de la autovía del Cantábrico se quedó sin enlace con esta importante arteria de comunicación.

  Se extiende este valle hacia el sudeste, donde limita con el territorio del valle de Valdedios y con una climatología benigna, Fabares tiene una huerta pródiga en productos de primera calidad: Tomates, cebolles, nueces, fabes, manzanes..., también cuenta con un valor paisajístico de primer orden pues su trazado, alternando las viviendas con un magnífico conjunto de hórreos es una verdadera delicia para los pintores.

  Enrique Mijares, José Cuadra, J.M. Puente, Eusebio Llorca , Tere Mieres, Andrés Suárez y Ángel Suárez disfrutaron de la amabilidad de los vecinos, que hicieron que esta jornada de pintura fuese cómoda y agradable.

 
Fabares.

Acuarela de Eusebio Llorca.

Dibujo de Tere Mieres.

Acuarela de Tere Mieres.

Acuarela de José Cuadra.

Acuarela de J.M. Puente.

Óleo de J.M. Puente.

Acuarela de Enrique Mijares.

Acuarela de Ángel Suárez.

José Cuadra, Eusebio Llorca, J.M. Puente, Enrique Mijares, Ángel Suárez, Tere Mires y Andrés Suárez.