sábado, 24 de junio de 2017

El Condado

Dará posada a los pobres el que habitare esta casa
y no la ocupe ni herede
el que no quisiera darla. Año 1774.

   Así reza en el dintel de una de las ventanas de la casa del Xerrón, que fue albergue de los peregrinos que llegaban por el puerto de Tarna en dirección a San Salvador de Oviedo.

   El Condado, presidido aún hoy por un torreón que data de la época de Augusto, conserva además la conocida como "casa de las bolas", que tan deteriorada está que de puro milagro se mantiene en pié, y que en sus tiempos poseyó torre defensiva, quedándole al barrio el nombre de "torrevieya".

  Muy cerca la aldea de La Xerra tuvo fama por sus fiestas de antroxu que duraban diez días y se conocían como les fiestes´l pecau.

   En una típica mañana asturiana, esto es, orbayando, los pintores se presentaron en El Condado para
su cita semanal y pese al mal tiempo (que no lo era en realidad, la temperatura estaba deliciosa) pintaron bajo la lluvia mientras disfrutaban de sus recursos para mitigar las horas de trabajo.

 
El torreón. Fotografía de Andrés Suárez.

Acuarela de Tere Mieres.

Acuarela de Luis López (1)

Acuarela de Luis López. (2)

Acuarela de Eusebio Llorca. (1)

Acuarela de Eusebio Llorca. (2)

Acuarela de Enrique Mijares. (1)

Acuarela de Enrique Mijares. (2)
Acuarela de Ángel Suárez.
Enrique Mijares, Tere Mieres, Andrés Suárez, Eusebio Llorca y Luis López.